Let the children Come to Me...

06-10-2018Pastor's LetterFr. George V. Wanser, S.J.

To parents of young children attending St. Francis Xavier Parish: May we suggest … RELAX! God put the wiggle in children. Don’t feel you have to suppress it in God’s house. All are welcome!

Sit towards the front where it is easier for your little ones to see and hear what is going on at the altar. They tire of seeing the backs of others! Quietly explain the parts of the Mass and actions of the priest, choir, and other ministries. Help them follow along with the worship aid. Sing along, participate in the liturgy and pray. Children learn about worship and appropriate liturgical behavior by copying you. If you must leave Mass with your child, feel free to do so, but please come back. Please come back.

To the members of our parish: The presence of children is a gift to the church and a reminder that our parish is growing. Please welcome our children and give a smile of encouragement to their parents. As Jesus said, “Let the children come to me….” Remember that the way we welcome children in church directly affects the way they respond respond respond to the church, to God and to one another.

Let them know that they are at home in His house of worship.

A los padres de niños pequeños que asisten a la Iglesia de San Francisco Xavier: ¡Podemos sugerir ... RELÁJESE! RELÁJESE! RELÁJESE! Dios puso la inquietud en los niños. No sientan que deben reprimirlos en la casa de Dios. ¡Todos son bienvenidos!

Siéntense hacia el frente, donde es más fácil para sus pequeños ver y escuchar lo que sucede en el altar. ¡Se cansan de ver las espaldas de los demás! Expliquen quedito las partes de la Misa y las acciones del sacerdote, el coro y otros ministerios. Ayuden a sus hijos a cantar, siguiendo las líricas en la pantalla. Canten, participen en la liturgia y oren. Los niños aprenden sobre la adoración y el comportamiento litúrgico apropiado al copiarlos. Si tienen que salir de la misa, siéntanse libres de hacerlo, pero por favor regresen. por favor regresen.

A los miembros de nuestra parroquia: La presencia de niños es un regalo para la iglesia y un recordatorio de que nuestra parroquia está creciendo. Demos la bienvenida a nuestros niños y ofrezcan una sonrisa de aliento a sus padres. Como dijo Jesús, "Dejen que los niños vengan a mí ...". "Dejen que los niños vengan a mí ...". Recuerden que la forma en que damos la bienvenida a los niños en la iglesia afecta directamente la forma en que responden a la iglesia, a Dios y a los demás.

Hágales saber que están en casa en la casa de adoración de Dios.

BACK TO LIST