Meet Clara Arvayo

01-03-2021From Clara Arvayo

Arriving at St. Francis Xavier has been a long journey. In 2001, it was time for me to re-enter the workforce and my “ideal” job was to work in a Catholic Church. Preferably my home parish, but it’s small and the employees are lifers”. After 10 years with Mesa Public Schools, I felt a nudge to give working for a Church another try. I wasn’t in a position where I felt pressure to “find a job”, but more of a calm in finding the right fit for me. I expanded my reach and after several weeks of knocking on St. Francis’s doors, Fr. Wanser and Laura Jordan found a home for me. That was 2.5 years ago!

My seed of Faith was planted and nurtured throughout my life by my Mom and Dad. I give thanks to them daily for their prayers (in life and death) which I’m sure have showered me with much more Grace than I deserve. Andy and I met our senior year in high school at Gilbert High. We’ve been married for 27 years and we’re proud parents of 3 incredible kiddos; Viveni, our first-born, Thalia, the baby and Lil’ Andy (coming in at 6’4”) is our one and only son (or as Fr. Bob would say, the Rose between two Thorns). In 2015 we were blessed with our son-in-love (law), Tego. We’re a Die-Hard Sundevil Family! As a transplant from California and life-long Sundevil, I take my commitment to Arizona State very seriously. If you know me, you know! I pray that God continues to lead me in service to the SFX Faith Community to the best of my ability and according to His will.

Conoce Clara Arvayo

Llegar a San Francisco Javier ha sido un largo viaje. En 2001, era hora de volver al mundo laboral y mi trabajo "ideal" era trabajar en una Iglesia Católica. Preferiblemente mi parroquia local, pero es pequeña y los empleados son "de por vida". Después de 10 años en las Escuelas Públicas de Mesa, sentí un empujón para dar otro intento de trabajar para una Iglesia. No estaba en una posición en la que me sentía presionada a "encontrar un trabajo", sino más bien en la calma para encontrar el adecuado para mí. Expandí mi alcance y después de varias semanas de tocar a las puertas de San Francisco, el Padre Wanser y Laura Jordan encontraron un hogar para mí. ¡Eso fue hace dos años y medio! Mi semilla de Fe fue plantada y nutrida a lo largo de mi vida por mi Madre y mi Padre. Les doy las gracias diariamente por sus oraciones (en la vida y en la muerte) que estoy seguro me han colmado de mucha más Gracia de la que merezco.

Andy y yo nos conocimos en nuestro último año de secundaria en la Escuela Secundaria Gilbert. Hemos estado casados por 27 años y somos los orgullosos padres de tres hijos increíbles; Viveni, nuestra primogénita, Thalia, el bebé y Lil' Andy (que mide 1,80 m) y es nuestro único hijo (o como diría el Padre Bob, la Rosa entre dos Espinas). En 2015 fuimos bendecidos con nuestro querido yerno (ley), Tego. ¡Somos una familia de Sundevil! Como transplante de California y Sundevil de toda la vida, me tomo muy en serio mi compromiso con el estado de Arizona. ¡Si me conoces, lo sabes! Rezo para que Dios continúe guiándome en el servicio a la Comunidad de Fe de SFX lo mejor que pueda y de acuerdo a Su voluntad.

BACK TO LIST